¿Qué hacer en Las Grutas?

Paseos náuticos y avistaje de fauna marina

El Golfo San Matías es uno de los sitios de mayor calidad ambiental del mundo. La fauna marina patagónica encuentra en sus aguas el hábitat ideal para su vida y así es como delfines turciops y comunes, lobos marinos de uno y dos pelos y una gran variedad de aves se despliegan en la inmensidad del golfo. Se trata de una nueva propuesta que lleva al visitante al encuentro de la fauna marina del Golfo San Matías para vivir una aventura de pura emoción. En distintos momentos del año podremos avistar delfines, lobos marinos, pingüinos, petreles, albatros, entre otros increíbles seres. La navegación se realiza en un mar animado por gran diversidad de especies, entre las que reinan los delfines. Desde Las Grutas, San Antonio Este y San Antonio Oeste, podrá disfrutar de una nueva experiencia, siempre en un contexto de seguridad y responsabilidad náutica y ambiental.

Excursiones

Fuerte Argentino: Esta intrigante meseta ubicada al sur de Las Grutas es el destino de una de las excursiones de acercamiento a la naturaleza e interpretación ambiental más impactantes. Con un importante componente de aventura los equipos de guías especializados lo llevan a conocer el paisaje, sus personajes y leyendas, siguiendo el camino de los pulperos. Salinas del Gualicho: Contemple el esplendor del cielo austral desde el corazón de la Salina del Gualicho. La salina del Diablo, según la lengua tehuelche, es una enigmática depresión natural a 72m bajo el nivel del mar, con una extensión de 328 km2. Ubicada a 60 kilómetros al oeste de Las Grutas, es el cuerpo salino más extenso de Argentina, de donde se extrae la sal de origen marino que se envía a Bs. As. para su purificación. Es el destino de excursiones fascinantes, especialmente durante las noches de luna llena, cuando la inmensa planicie de sal se ilumina de misterio. La leyenda dice que en la salina están las puertas al infierno. Cóndores en Sierra Pailemán: El Programa Binacional de Conservación del Cóndor Andino permite observar a esta emblemática especie nuevamente en la costa patagónica. Después de 170 años, el cóndor regresa al mar desde su recuperado hábitat en Sierra Pailemán.

Buceo

Viva la emoción se sumergirse en el mar patagónico durante todo el año. Conozca la naturaleza submarina del Golfo San Matías en una experiencia que lo acercará en un marco de total de seguridad a sus emociones más profundas. Hay propuestas para toda la familia y también para aquellos buzos avanzados que buscan desafíos y aventura. Las Grutas es el portal de acceso a los misterios de las profundidades. Aguas transparentes, temperaturas propicias y abundantes parques naturales definen el marco ideal para la práctica del buceo deportivo en todas sus modalidades. El bautismo submarino permite a todo público sumergirse en los primeros metros de una experiencia que cambia la manera de ver las cosas. Para buzos experimentados existen excursiones especiales y se ha puesto en marcha el programa de creación de arrecifes artificiales, una modalidad que nuclea un sin fin de adeptos a nivel global. Ante las máscaras del buceador aparecen distintas especies de peces. Sargos, meros, salmones, cabrillas, besugos, invertebrados como estrellas de mar, poliquetos y gran variedad de crustáceos y moluscos. El parque submarino de Las Grutas incluye un sistema de varios sitios que ofrecen distinto nivel de dificultad al visitante. Frente a la tercera bajada se encuentra la plataforma de buceo desde la cual se accede a una formación rocosa sumergida en la que se realiza el tradicional bautismo submarino. El sitio tiene una profundidad de entre 3 y 6 metros y se encuentra poblado por gran parte de las especies submarinas patagónicas. Existen otros sitios hacia el sur, como La Isla o hacia el norte como Playa Orengo, que ofrecen mayores extensiones y variedad de formaciones para recorrer pero también más corrientes y profundidad. En la zona del intermareal, durante las horas de bajamar, se forma un sistema de pozas de poca profundidad en las que se concentran juveniles de distintas especies permitiendo su observación mediante la modalidad de snorkeling. Se pueden observar pulpitos, lenguados, sargos, cabrillas, meros, cornalitos y distintas especies de invertebrados. Naufragio Don Félix: El buceo en barcos sumergidos es una de las modalidades más atractivas para quienes disfrutan del universo subacuático. A pocos minutos de navegación de Las Grutas se encuentra el casco hundido del pesquero Don Félix, en el que habita una importante diversidad de ejemplares de la fauna marina patagónica.

Santuario de aves

Descubra un sitio de importancia internacional para la conservación de las aves playeras migratorias. Asista a la emoción de contemplar en el Área Natural protegida “Bahía de San Antonio” distintas especies de chorlos y playeros que llegan hasta este sitio para alimentarse en las planicies y hacer una pausa vital para el éxito de su sorprendente viaje. Visite la muestra permanente Vuelo Latitud 40 y disfrute de una propuesta única en la costa patagónica.

Pesca deportiva

El rico ecosistema del Golfo San Matías brinda al pescador la posibilidad de practicar pesca costera y de altura, siempre considerando realizar esta actividad de manera moderada, evitando extraer lo que no va a consumir. Pesca de costa: La especies costeras más características son el pejerrey (presente todo el año), el róbalo (abundante en otoño e invierno) y en los meses más cálidos, sargo, lenguado y pez gallo principalmente. Los sitios más destacados son en Las Grutas, La Rinconada y El Sótano, mientras que en San Antonio Este, el sitio de pesca tradicional es La Conchilla. También hay buen pique en las playas del camino de la costa y en inmediaciones de Punta Villarino, muy cerca de la villa portuaria. Pesca embarcado: Diferentes empresas ofrecen el servicio de salidas de pesca embarcado en busca de las especies del Golfo San Matías. La jornada de pesca comienza temprano, siempre que las condiciones climáticas lo permitan, pudiendo consultar el calendario de salidas programadas que se organiza de acuerdo a las condiciones más favorables para la pesca y navegación. Se capturan principalmente meros y salmones, y otras especies de la variada fauna de mar como besugo, cabrilla, lenguado, rayas y tiburones (éstas dos últimas especies se recomienda devolverlas al mar). Los sitios de pesca varían en profundidad desde 15 a 80 metros, alternando entre unos y otros hasta completar una cuota razonable de piezas que nunca superará más de un cajón por pescador. La pesca se realiza en varias etapas de manera de que la navegación resulte agradable y la duración depende de las condiciones de luz, esencialmente promediándose las salidas entre 3 y 6 horas. Por lo general las empresas proveen carnada, equipos y refrigerio a bordo.